Esta manta es super ideal para aupar al bebé y que sienta la calidez del amor y el abrigo de la naturaleza.

Podés usarla cuando lo hacés upa, y también para taparlo mientras duerme en el moisés o la cuna.

Es una manta super suave y liviana que tejí a mano en merino fino de 19 micrones que hilé en la rueca y luego teñí en agua de lluvia con hojitas de radal (lomatia hirsuta, es su nombre científico). El radal es un arbolito nativo de nuestra región andino patagónica. En la última foto, te comparto una imagen de hojitas de radal

La trama que elegí para tejerla con la técnica de crochet está inspirada en la imagen que me simboliza el susurro de la voz al acunar al bebé. Te comparto también un pequeño texto que me gusta mucho y que se suma a esta inspiración ... 

"...Hace milenios, cuando sólo las voces registraban los hechos grandes y pequeños de la vida cotidiana, las mujeres envolvían en una tela a sus hijos recién nacidos. Cómo no ver en este gesto la creación de un espacio intermedio entre el vientre materno y el mundo exterior... Los textiles, creemos, nacieron en gestos como esos, en el ámbito de lo afectivo y como parte de una mirada de mujer: para cubrir, dar calor, mantener vivo. Con el tiempo el tejido será el medio para decirnos, con el color y los diseños, que el mundo puede leerse a través de signos, como si fuera un texto..." (del libro "Teleras, Memorias del monte quichua", de Ruth Corcuera)

Medidas de esta manta:

Tamaño único: 88 cm x 61 cm

Color: 

- Verde seco con una suave iluminación dorada

Encontrala también en otros colores.

manta Arrullo - color verde seco

$9.790
¡No te lo pierdas, es único!
manta Arrullo - color verde seco $9.790
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • en Bariloche, en lugar y horario a convenir

    Gratis

Esta manta es super ideal para aupar al bebé y que sienta la calidez del amor y el abrigo de la naturaleza.

Podés usarla cuando lo hacés upa, y también para taparlo mientras duerme en el moisés o la cuna.

Es una manta super suave y liviana que tejí a mano en merino fino de 19 micrones que hilé en la rueca y luego teñí en agua de lluvia con hojitas de radal (lomatia hirsuta, es su nombre científico). El radal es un arbolito nativo de nuestra región andino patagónica. En la última foto, te comparto una imagen de hojitas de radal

La trama que elegí para tejerla con la técnica de crochet está inspirada en la imagen que me simboliza el susurro de la voz al acunar al bebé. Te comparto también un pequeño texto que me gusta mucho y que se suma a esta inspiración ... 

"...Hace milenios, cuando sólo las voces registraban los hechos grandes y pequeños de la vida cotidiana, las mujeres envolvían en una tela a sus hijos recién nacidos. Cómo no ver en este gesto la creación de un espacio intermedio entre el vientre materno y el mundo exterior... Los textiles, creemos, nacieron en gestos como esos, en el ámbito de lo afectivo y como parte de una mirada de mujer: para cubrir, dar calor, mantener vivo. Con el tiempo el tejido será el medio para decirnos, con el color y los diseños, que el mundo puede leerse a través de signos, como si fuera un texto..." (del libro "Teleras, Memorias del monte quichua", de Ruth Corcuera)

Medidas de esta manta:

Tamaño único: 88 cm x 61 cm

Color: 

- Verde seco con una suave iluminación dorada

Encontrala también en otros colores.