Super original ! Dos prendas en una para jugar a usar como deseen.
Me divirtió diseñarlo y me gusta tejerlo con los colores botánicos autóctonos de nuestra patagonia.
Este modelo forma parte de la colección BOSQUE*, una colección de prendas y accesorios en las que uso especies botánicas autóctonas de nuestra región andino patagónica. 

Características de la prenda:
Es un cuello que también se convierte en gorro. Y es un gorro que también se convierte en cuello. Dos prendas en una para usar de forma divertida. 
Como cuello es amplio a la altura de los hombros. Esta estructura lo hace ideal para usar vistiéndolo por debajo de la prenda superior (camperita, buzo o tapadito) ya que queda atrapado bajo el escote. Y su alto permite usarlo de dos formas: alcanzando a cubrir la boca y nariz, o bien doblándolo sobre sí mismo como una media polera.
Como gorro se gira y se usa frunciendo el cordón pasante cerrando la parte superior con un moño de pompones. Queda super canchero y original. Es abrigadísimo y suave. 

Como cada uno de los textiles que encontrás en mi tienda online, este cuello-gorro lo tejí a mano con lana 100% merino fino de 19 micrones, un hilado muy suave y delicado que hice artesanalmente en rueca y teñí en agua de lluvia con hojas, ramitas y frutos de arbolitos y arbustos nativos. En el detalle de la prenda te cuento qué especie botánica tintórea utilicé.

Para la trama que elegí para este tejido y que llamé FLORESTA, me inspiré en el enramado de lengas, coihues y cipreses que forman entre el cielo y la tierra esa imperfección tan bella que son nuestros bosques andinos. Y juego a imaginar que a través del tejido, le puedo contar a los más pequeños un poquito de este entorno maravilloso. Texturas, formas, detalles, amar lo simple, agradecer la maravilla; imágenes inspiradoras que tengo la oportunidad de contemplar cuando recorro los senderos de montaña. 
(Al finalizar toda la secuencia de fotos de la prenda vas a encontrar algunas imágenes de esta inspiración)

Colores y Talles de este cuello-gorro:

Es talle único, sugerido a partir de los 18 meses de edad en adelante hasta los 3 ó 4 años o más. Cede a una circunferencia de 50 cm.

- Color: gris perla (maqui)
Para obtener este color usé los frutos de maqui (su nombre científico es Aristotelia chilensis); un hermoso arbolito de porte mediano nativo del bosque andino patagónico. Tanto sus hojas como sus frutos son medicinales y tintóreos; y además sus frutos son comestibles.
Junto a las fotos de este cuellito-gorro te comparto algunas imágenes de esta especie tintórea originaria de nuestra patagonia.


*BOSQUE es una colección inspirada en el concepto oriental "shinri yoku" que en idioma japonés significa … algo así como…  un baño de bosque. Una práctica terapéutica natural que invita a caminar por el bosque, a abrir los cinco sentidos para percibir, disfrutar, respirar hondo y entrar en comunión con la naturaleza. Shinri yoku no es sólo dar un paseo a través de la naturaleza sino es una forma de convertirse en parte de ese momento de la naturaleza. Y esta es la intención con la que diseño y tejo cada prenda de la colección; con las ganas de que un pedacito de este maravilloso entorno de bosque en el que vivo sea abrigo de la niñez.

elegí naturaleza, elegí sustentable

Cuello gorro Floresta - gris perla (maqui)

$3.900
Sin stock
Cuello gorro Floresta - gris perla (maqui) $3.900

Super original ! Dos prendas en una para jugar a usar como deseen.
Me divirtió diseñarlo y me gusta tejerlo con los colores botánicos autóctonos de nuestra patagonia.
Este modelo forma parte de la colección BOSQUE*, una colección de prendas y accesorios en las que uso especies botánicas autóctonas de nuestra región andino patagónica. 

Características de la prenda:
Es un cuello que también se convierte en gorro. Y es un gorro que también se convierte en cuello. Dos prendas en una para usar de forma divertida. 
Como cuello es amplio a la altura de los hombros. Esta estructura lo hace ideal para usar vistiéndolo por debajo de la prenda superior (camperita, buzo o tapadito) ya que queda atrapado bajo el escote. Y su alto permite usarlo de dos formas: alcanzando a cubrir la boca y nariz, o bien doblándolo sobre sí mismo como una media polera.
Como gorro se gira y se usa frunciendo el cordón pasante cerrando la parte superior con un moño de pompones. Queda super canchero y original. Es abrigadísimo y suave. 

Como cada uno de los textiles que encontrás en mi tienda online, este cuello-gorro lo tejí a mano con lana 100% merino fino de 19 micrones, un hilado muy suave y delicado que hice artesanalmente en rueca y teñí en agua de lluvia con hojas, ramitas y frutos de arbolitos y arbustos nativos. En el detalle de la prenda te cuento qué especie botánica tintórea utilicé.

Para la trama que elegí para este tejido y que llamé FLORESTA, me inspiré en el enramado de lengas, coihues y cipreses que forman entre el cielo y la tierra esa imperfección tan bella que son nuestros bosques andinos. Y juego a imaginar que a través del tejido, le puedo contar a los más pequeños un poquito de este entorno maravilloso. Texturas, formas, detalles, amar lo simple, agradecer la maravilla; imágenes inspiradoras que tengo la oportunidad de contemplar cuando recorro los senderos de montaña. 
(Al finalizar toda la secuencia de fotos de la prenda vas a encontrar algunas imágenes de esta inspiración)

Colores y Talles de este cuello-gorro:

Es talle único, sugerido a partir de los 18 meses de edad en adelante hasta los 3 ó 4 años o más. Cede a una circunferencia de 50 cm.

- Color: gris perla (maqui)
Para obtener este color usé los frutos de maqui (su nombre científico es Aristotelia chilensis); un hermoso arbolito de porte mediano nativo del bosque andino patagónico. Tanto sus hojas como sus frutos son medicinales y tintóreos; y además sus frutos son comestibles.
Junto a las fotos de este cuellito-gorro te comparto algunas imágenes de esta especie tintórea originaria de nuestra patagonia.


*BOSQUE es una colección inspirada en el concepto oriental "shinri yoku" que en idioma japonés significa … algo así como…  un baño de bosque. Una práctica terapéutica natural que invita a caminar por el bosque, a abrir los cinco sentidos para percibir, disfrutar, respirar hondo y entrar en comunión con la naturaleza. Shinri yoku no es sólo dar un paseo a través de la naturaleza sino es una forma de convertirse en parte de ese momento de la naturaleza. Y esta es la intención con la que diseño y tejo cada prenda de la colección; con las ganas de que un pedacito de este maravilloso entorno de bosque en el que vivo sea abrigo de la niñez.

elegí naturaleza, elegí sustentable