Este gorrito lo diseñé para que la naturaleza sea abrigo de tu bebé. Lo tejí a mano con merino fino de 19 micrones, super suave!

La trama que elegí es una textura que me recuerda las agallas del coihue, un arbolito nativo de nuestra región andino patagónica. En las últimas fotos te comparto algunas de las imágenes que fueron mi inspiración. Las agallas del coihue son una reacción natural a la invasión de un pequeñísimo insecto que afecta a la planta. Y lo que más me maravilla es que para defenderse el coihue produce artísticamente esas agallas, tan hermosas! que muchos las confunden con un fruto. Esa maravillosa reacción protectora y a la vez bonita y en total armonía es la que me inspiró y es la que quiero compartirte jugando a imaginar que un poquito de este entorno natural deja huella en cada prenda que hago.

El hilado que usé para tejerlo, lo hice artesanalmente en rueca y lo teñí en agua de lluvia con hojitas de árboles nativos de nuestra región andino patagónica.

Es un talle único, sugerido para un bebé de entre 18 y 30 meses de edad.

Para que te orientes, te cuento que la medida de la circunferencia se extiende hasta unos 50 cm

Colores:

- Amarillo (hojitas de ciprés de la cordillera)

- Gris suavemente verdoso (hojitas de radal)

 

gorrito Galla

$850
gorrito Galla $850
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • en Bariloche, en lugar y horario a convenir

    Gratis

Este gorrito lo diseñé para que la naturaleza sea abrigo de tu bebé. Lo tejí a mano con merino fino de 19 micrones, super suave!

La trama que elegí es una textura que me recuerda las agallas del coihue, un arbolito nativo de nuestra región andino patagónica. En las últimas fotos te comparto algunas de las imágenes que fueron mi inspiración. Las agallas del coihue son una reacción natural a la invasión de un pequeñísimo insecto que afecta a la planta. Y lo que más me maravilla es que para defenderse el coihue produce artísticamente esas agallas, tan hermosas! que muchos las confunden con un fruto. Esa maravillosa reacción protectora y a la vez bonita y en total armonía es la que me inspiró y es la que quiero compartirte jugando a imaginar que un poquito de este entorno natural deja huella en cada prenda que hago.

El hilado que usé para tejerlo, lo hice artesanalmente en rueca y lo teñí en agua de lluvia con hojitas de árboles nativos de nuestra región andino patagónica.

Es un talle único, sugerido para un bebé de entre 18 y 30 meses de edad.

Para que te orientes, te cuento que la medida de la circunferencia se extiende hasta unos 50 cm

Colores:

- Amarillo (hojitas de ciprés de la cordillera)

- Gris suavemente verdoso (hojitas de radal)